En este blog podrás encontrar información acerca de uno de los sectores de Picos de Europa más desconocidos para el montañero amante de "La Peña". Toda la información que contiene el mismo es fruto de años de trabajo, investigación y caminatas por parte del autor de este blog, por lo tanto la información que se da sobre la vertiente lebaniega del Macizo Oriental es fruto de una visión muy personal, basada en las horas y horas de investigación recorriendo cada insignificante rincón que aquí describo.

Los senderos, sedos y pasos que se describen en este blog pueden sufrir modificaciones con el paso del tiempo, llegando en algún caso a poder desaparecer por la falta de uso y la ausencia de ganado menor en la zona. Cualquiera que quiera recorrer los parajes aquí descritos debe tener en cuenta esta cuestión a la hora de aventurarse por los mismos. El propio autor de este blog se ha encontrado en alguna ocasión con alguna desagradable sorpresa al respecto.

Mi mayor respeto y agradecimiento a todos aquellos ganaderos, vecinos y PASTORES con los que he charlado y gracias a los que he podido conocer todos aquellos sedos y senderos por ellos recorridos en otras épocas. Ellos son los verdaderos protagonistas de los Picos de Europa. Mucho antes que marqueses, condes, aristócratas, mineros y montañeros, ellos recorrieron La Peña.

A Jose Manuel (Dumbi), J.Blas, Yerai, Juanjo y Dani Rodrigo. Ellos son las montañas.

A mi madre Teresita y mis abuelos Victoriano y Etelvina, lebaniegos del Valle de Bedoya, de nacimiento y de corazón. Gracias por llevarme a Liébana de muy pequeñito.

martes, 22 de septiembre de 2020

Una vuelta a la Pica Tiolda. Ascenso por Iguáu.

 Con el nombre de Iguáu se conoce un paraje extenso formado por una Riega, una ladera y un bosque, parajes que se extienden desde el Río Deva  hasta las caídas verticales de la Pica Tiolda. Penetrar en Iguáu para  ascender por el margen izquierdo de su riega y su bosque de hayas, encinas, tilos y tejos, y rodear la Pica Tiolda para poder vislumbrar la belleza de todas sus caras, es una actividad que requiere, como casi todas las que se desarrollan en el Desfiladero de La Hermida, unas grandes dosis de paciencia. La entrada a Iguáu ya presenta dificultades considerables, a lo que hay que sumar la ausencia de sendero en todo el recorrido y el caminar por un terreno de exuberante vegetación.

Los viejos pastores que antaño se adentraban en Iguáu desde el Río Deva lo hacían vadeando el río por medio de sendos cables colocados estratégicamente en el entorno de Estragüeña. Colgados de los mismos en cestas o columpios artesanales atravesaban el Deva en las épocas en las que la crecida del río no permitía el cruce del mismo sin peligro. Hoy aún se conservan un par de estos.

Cuando el río Deva baja escaso de caudal es posible adentrarse en Iguáu cruzando el río, sabiendo de antemano el lugar adecuado para ello y teniendo siempre muy presente la fuerza de la corriente.

A continuación vamos a describir un recorrido circular que nos va a permitir conocer el paraje de Iguáu y su entorno boscoso, además de regalarnos unas magníficas vistas de la cumbre de la Pica Tiolda. La descripción del recorrido no es fácil de entender para alguien que no sepa situarse mínimamente sobre el terreno del que vamos a hablar. La ausencia de senderos y las peculiaridades del terreno, tan característico del desfiladero de la Hermida, no ayudan en la descripción. Para facilitar la comprensión de la misma dividiremos la ascensión por tramos y acompañaremos cada uno de los mismos con una imagen general del recorrido, en donde marcaremos sobre la foto el tramo que vamos a describir a continuación. 

Recorrido a realizar por el entorno de Iguáu y la Pica Tiolda. 1. Cuetu Coriscáu 2. Cuetu La Abeja 3. Iguáu (ladera y bosque) 4. La Corta Iguáu 5. La Collá Caleju 6. Las Collás de Las Aduanas 7. Canal Corcera 8. La Pica Tiolda 9. El Sestón 10.  El Berraeru y El Tombu El Berraeru 11. La Majá La Tablá/ Las Cuadras de La Tablá 12. La Cuesta y la Torca Jordinéu 13. El Aviséu 14. La Canal de Tiolda 15. Las Conchas de La Tablá 16. Coteru Fresnu 17. la Riega Iguáu














 

Imagen del entorno de Iguáu y Tiolda en el que se aprecia el recorrido que se va a describir a continuación desde la carretera del Desfiladero de la Hermida hasta la base de la Pica Tiolda. En la imagen  se observa el primer tramo del recorrido que en la anterior imagen no se veía. 1. Güeranegra 2. El Cuestu Estragüeña 3. La Peña La Butrera 4. La Güertona 
















La Pica Tiolda

El entorno de Iguáu (izquierda de la imagen) y la Canal Corcera (derecha).






























Ascenso  desde el Río Deva hasta dar vista a Iguáu



Imagen general del recorrido a realizar. La elipse nos marca la primera parte del recorrido que vamos a describir fotográficamente a continuación.
















Para acceder al otro lado del Río Deva y penetrar en Iguáu tenemos que estudiar previamente como vamos a cruzar el río y por donde vamos a acceder a Iguáu. Desde la misma carretera del desfiladero y próximos a las construcciones de Estragüeña, en donde podemos dejar un vehículo, tenemos una magnífica imagen de Iguáu y el entorno de la Pica Tiolda, aunque lo que llama poderosamente la atención es una peña vertical, cortada a cuchillo, que no es otra cosa que un contrafuerte que se desprende del cordal del Cuetu Coriscáu. Bajo esa vertical aguja existe una cotera en donde se ubicó en su día una torre de electricidad. Dicha torre nos va a servir como referencia, ya que junto a ella tendremos que pasar para penetrar en Iguáu una vez que hayamos conseguido cruzar el río.

Para cruzar el Deva debemos de recorrer unos metros en dirección al puente Estragüeña, sin perder de vista el margen del río. En un momento dado vamos a avistar junto al cauce una pequeña "playa" de guijarros y sedimentos que  se van acumulando fruto de la acción de las corrientes. Un senderillo casi imperceptible nos baja a dicha playa desde la carretera al punto en donde el flanqueo del río es menos complejo. Como referencia para saber que estamos en el lugar correcto debemos de buscar una gran redonda que nos va a servir de referencia al otro lado del río. Bajo dicha redonda tendremos que pasar una vez vadeado el cauce del río, siguiendo por su orilla unos metros  hasta alcanzar una mata de avellanos por donde baja un pedrero.  Una vez en el pedrero tendremos que ascender por él, entre el bosquete de avellanos, hasta salir a terreno despejado por encima de la mata de avellanos y el canto utilizado anteriormente como referencia. Una vez fuera de la mata y por encima del canto deberemos de dirigirnos hacía la torre de la luz que habíamos avistado con anterioridad desde la carretera.



Playa de guijarros y gran "redonda" que nos sirven de referencia para encontrar el mejor lugar para vadear el Deva. Las flechas marcan la dirección a seguir por la orilla del río hasta encontrar la mata de avellanos y su pedrero.

















Andoni después de cruzar el Deva

















Subiendo por el pedrero entre la mata de avellanos buscando salir a terreno "limpio"

Una vez que hemos conseguido cruzar el Deva y salir por encima de la "redonda", para alcanzar la torre, localizada sobre un cotero, deberemos de realizar una travesía por  una ladera herbosa de fuerte inclinación en la que sobreviven algunos buenos ejemplares de tilos y hayas. Durante la travesía hasta la torre de electricidad la carretera del desfiladero nos quedará abajo en la vertical, mientras que por arriba tendremos siempre presente el paré vertical de uno de los contrafuertes del Cuetu Coriscáu. Justo antes de alcanzar el cotero y la torre tendremos que afrontar un paso en travesía bastante aéreo. Superado este paso y dejado atrás el cotero nos encaramaremos a un hombro herboso y daremos vuelta al mismo para dar vista al bosque y Riega de Iguáu,  dejando abajo la casona de Estragüeña. Empezamos a partir de aquí la verdadera ascensión por Iguáu buscando alcanzar la base de la Pica Tiolda.


Andoni y Pelaiu nada más salir de la mata de avellanos. Se inicia ahora una travesía ligeramente ascendente en dirección al cotero en donde se encuentra la torre de electricidad, que hemos tomado como referente para ubicar el paso a Iguáu.
















Durante la travesía hacía la torre de electricidad el río Deva y la carretera nos van a quedar justo debajo nuestro.

















Pelaiu en la travesía por la ladera herbosa camino al cotero en donde se ubica nuestra referencia de paso, la torre de electricidad.


Acercándonos al paso aéreo previo al cotero y la torre





Andoni pasando el paso aéreo previo a alcanzar el cotero. En la imagen se pueden observar abajo las ubicaciones de la playa de guijarros por donde hemos cruzado el Deva (A), la redonda al otro lado (B) y el bosque de avellanos por donde hemos subido aprovechando el pedrero que ocupa su centro (C)


Superado el cotero en donde se ubica la torre tenemos que ascender hasta un hombro herboso para dar vista al otro lado del mismo a La Riega y el bosque de Iguáu.


Asomándonos a la Riega de Iguáu. 


Estragüena abajo

















































































































Ascensión por el margen izquierdo de la Riega Iguáu

Imagen general del recorrido en donde aprovechamos para marcar con una elipse el tramo de ascensión por el margen izquierdo de la Riega Iguáu, que a continuación vamos a describir.




























La ascensión por Iguáu se realiza por la ladera herbosa que ocupa el margen izquierdo de la riega, pegados casi siempre a las paredes rocosas que se desgajan del Cuetu Coriscáu. Pasamos en un primer momento junto a los restos de una laja que se ha desprendido de la zona superior, provocando un pequeño argayo, para ir progresando en nuestra ascensión, buscando el débil rastro de las trochas marcadas por jabalís y algunas de las pocas cabras villanas que de vez en cuando visitan este lugar. El entorno de la Riega Iguáu, con algunos enormes ejemplares de hayas y tilos, junto a los cuales vamos a pasar, rezuma belleza en todos sus rincones. La Pica Tiolda se muestra siempre exuberante mientras ascendemos por el margen de la riega.

Andoni comenzando la ascensión por elmargen izquierdo de la Riega Iguáu


La Pica Tiolda siempre presente a lo largo de la ascensión por Iguáu


Durante la ascensión pasaremos junto a algunos ejemplares de hayas y tilos de enorme porte.

























La ascensión por el margen izquierdo de la Riega Iguáu se da por finalizada justo en el momento en el que llegamos a un corte rocoso conocido como La Corta Iguáu, que no es más que la división entre el paraje inferior de Iguáu, ocupado por su riega, y su cuesta herbosa superior, ambos parajes poblados por abundante arbolado.

Para superar La Corta Iguáu debemos hacerlo por el único punto del corte que presenta debilidad, localizado en el extremo izquierdo del muro vertical. Una cuesta pedregosa nos va a permitir arrimarnos hasta debajo de las paredes del Cuetu Coriscáu y entrar a la ladera superior de Iguáu, por encima de La Corta Iguáu.

Pelaiu en La Corta Iguáu


Superando La Corta Iguáu por su flanco izquierdo, aprovechando la única debilidad.

















Ascensión por la ladera y bosque de Iguáu

Ladera y bosque de Iguáu, marcado con una elipse, aprovechando la foto general del recorrido.















Una vez hayamos superado el muro de La Corta Iguáu solo nos queda ascender por la ladera boscosa de Iguáu, por un paraje carente de sendero, hasta alcanzar la salida del bosque en la Collá Caleju. Mientras ascendemos por el bosque de Iguáu tendremos siempre presente la imagen de la mole rocosa de la Pica Tiolda, cumbre a cuya base pretendemos llegar, para luego rodear la misma y contemplar todas sus vertientes.

Ascendiendo por el bosque de Iguáu en dirección a la Collá Caleju.



Pelaiu asomándose a La Corta Iguáu con La Riega Iguáu por debajo.


En la primera parte de la subida por la ladera de Iguáu


La Pica Tiolda siempre presente arriba mientras ascendemos por Iguáu. La Collá Caleju, lugar de salida de Iguáu, queda a su izquierda según subimos.


Mirada atrás en Iguáu. Al fondo el pueblo y valle de Cuñaba.


Llegando a la Collá Caleju con la Pica Tiolda ya muy próxima



Saliendo del bosque de Iguáu hacía la luz de la Collá Caleju.






























El rodeo a la Pica Tiolda

Superada la cuesta herbosa del bosque de Iguáu y alcanzada la Collá Caleju avistamos una de las vertientes más desconocidas de la Pica Tiolda. En las paredes verticales que tenemos a la vista se abren dos oquedades de importantes dimensiones. Hacía ellas nos vamos a dirigir antes de dar la vuelta a la Pica. 

La Pica Tiolda (cara NO) vista desde la Collá Caleju. A la vista las bocas de las dos oquedades que se ubican en esta cara de la montaña. 
















Desde la misma Collá Caleju nos dirigimos hacía la base de una peña que tenemos muy próxima, en lo alto de la collá. En una panda herbosa de verde intenso y abundante pasto  se localizan las dos cuevas que veíamos con anterioridad. La  primera de ellas, a pesar de tener la boca más llamativa vista desde lejos, se reduce a una pequeña cavidad en donde hallamos una pequeña charca parece, que habilitada y utilizada por el ganado. Para visitar la segunda oquedad debemos de subir por una cuesta a la izquierda de la primera cueva hasta remontar por encima de la misma a un coteru herboso. Una vez por encima de la primera oquedad descenderemos hasta la boca de la segunda cueva, conocida con el nombre de Cueva de Tiolda, de impresionantes dimensiones a pesar de que su boca, vista desde la lejanía, no lo aparentaba.

La Cueva Tiolda tiene dos zonas bien diferenciadas y un recorrido en forma de "V". En su entrada se conserva algún muro y una buena alfombra de estiércol,que nos ayuda a hacernos una idea de la actividad ganadera que tuvo la misma. Una vez hemos entrado en la cueva descendemos unos metros y penetramos en su zona interior, bastante húmeda, para luego volver a subir y alcanzar el fondo en otra zona con muchos restos de estiércol y otro muro de piedras, que nos hace pensar que fue utilizada para resguardar ganado. La oquedad es de las más espectaculares del Desfiladero de la Hermida, de cuántas se utilizaron para resguardar cabras y ovejas.

Pelaiu dirigiéndose hacía la primera de las oquedades bajo las peñas de la cara NO de la Pica Tiolda


En la primera de las oquedades.


Andoni y Pelaiu subiendo por la cuesta herbosa por la izquierda de la primera cueva para situarse en el cotero por encima de la misma.

En el cotero sobre la primera cueva. Abajo se observa la carretera del Desfiladero de la Hermida y el bosque de Iguáu, por donde hemos subido hasta su final en la Collá Caleju.

La boca de la segunda cueva, la Cueva de Tiolda, vista desde el cotero por encima de la primera.


Descendiendo hacía La Cueva de Tiolda


En la entrada a La Cueva de Tiolda


La Cueva de Tiolda


















Visitada la Cueva de Tiolda volvemos nuestros pasos a la cotera herbosa y la cuesta por donde hemos subido con anterioridad,  acometiendo la subida por la misma hasta casi su final, saliendo de ella por un hombro a su izquierda y entrando en una nueva cuesta que finaliza arriba en una collá evidente, dando vista a la cumbre bicéfala de la Pica Tiolda, posiblemente la vista más espectacular de las Pica junto con la que se tiene desde la carretera del Desfiladero de la Hermida. La Pica, vista desde la colla de salida de la cuesta herbosa por la que hemos subido, es de una belleza enorme. Posiblemente la cumbre más llamativa de todo el entorno del Desfiladero junto con el Cuetu o Picu Agero y la Pica Llicéu.

De vuelta de la Cueva Tiolda


Salida de la cuesta por la que habíamos subido para visitar la Cueva Tiolda a otra cuesta herbosa que nos lleva a la collá previa a la Pica Tiolda, desde donde daremos vista a la cumbre bicéfala de la Pica Tiolda. Las flechas marcan el paso de una cuesta a otra a través de un hombro que las separa, y la subida posterior hacía la collá .


Saliendo de la cuesta a la collá  dando vista a la Pica Tiolda


La cumbre bicéfala de la Pica Tiolda ( cara E). Al fondo el pueblo de Cuñaba.




La Pica Tiolda y la Canal de Tiolda a su izquierda.





























Desde la misma collá a la que hemos llegado, por donde baja la Canal  Tiolda, podemos descender unos metros por la misma y aprovechando algún rastro de sendero que penetra entre peñas, salir a los muros empedrados de la praería del Coteru Fresnu, un cotero rodeado de muro. También se puede aprovechar un sendero que sale del mismo collao en travesía y te dirige de igual manera hacía el Coteru Fresnu, sin la necesidad de perder altura por la Canal Tiolda. En ambos casos nos situamos sobre un valle precioso, en donde la existencia de praerías bien delimitadas, nos hacen formarnos  una idea de la actividad ganadera del lugar, y de como los vecinos peñarruscos utilizaron al máximo el territorio del entorno del Puerto las Llaves.

La Canal de Tiolda. Bajando por la misma unos metros y por su izquierda, restos de senderos nos llevarán hasta el Coteru Fresnu.


Imagen de la Pica Tiolda desde Coteru Fresnu (Cara SO). En la pared que tenemos a la vista esta abierta por Jesús Pelayo y Sergio Torío  una vía de escalada, la "Causa Miera".



La Pica Tiolda y la Canal Tiolda vista desde el Coteru Fresnu. 





























Una vez en el Coteru Fresnu, y con la intención de rodear la Pica Tiolda viendo todas sus vertientes, descendemos por una zona de prados por el entorno del valle conocido como La Tablá. Una canal boscosa, la Canal Cuevas, desciende escondida por la mata de arbolado.  Nuestra intención desde el principio era rodear la Pica Tiolda y para ello vamos a descender por donde antiguamente iba el sendero de Las Conchas de La Tablá, hoy comido por la vegetación, aprovechando un contrafuerte o sierro rocoso poblado de arbolado y vegetación baja. Bajaremos por el sierro casi hasta su final, encontrándonos por el camino algún resto de muro empedrado de los hechos para evitar el paso y la caída del ganado hacía la zona de salida de la Canal Tiolda. Justo casi al final del sierro deberemos salirnos del mismo y descender a un canalizo bastante profundo bajo los cortados de la Canal Tiolda. No existe paso definido y hay que dejarse llevar por la intuición montañera. Estamos inmersos en un bosque profundo y muy poblado, un lugar que parece  que no ha conocido el paso del ser humano en muchos años. Una vez hemos conseguido bajar al canalizo deberemos de realizar una travesía para salir del mismo  bajo la cara este de la Pica Tiolda, enlazando con el bosque de Iguáu, por donde anteriormente hemos ascendido. 

Descendiendo desde el Coteru Fresnu. Buscando la continuación por el sierro rocoso que hace de límite a la Canal Cuevas, canal que baja desde La Tablá , y que por el otro margen tiene de límite el bosque que vemos en la imagen.


Descendiendo con vistas al entorno de La Tablá


Andoni en el sierro rocoso por el que vamos a descender hasta buscar el mejor paso para bajar hacía el otro lado.Espectacular vista hacía la Pica Tiolda y La Collá Caleju a su izquierda.


En el sierro rocoso de bajada con vistas al bosque de Iguáu, lugar por donde hemos subido y al que tenemos que volver para dar la vuelta a la Pica Tiolda.

Buscando el paso para poder descender del sierro rocoso hacía el canalizo que baja de La Pica Tiolda, canalizo que tendremos que atravesar para volver al bosque de Iguáu. 


Espectacular vista hacía la Pica Tiolda desde el sierro rocoso por donde bajamos.

Descendiendo del sierro rocoso a cruzar el canalizo previo al bosque de Iguáu



















Hemos conseguido de esta manera cerrar el circulo entorno a la Pica Tiolda. Solo nos queda ahora descender por el bosque de Iguáu, por donde antes ascendimos, hasta alcanzar de nuevo el Río Deva y la carretera del Desfiladero.  


DICCIONARIO DE TOPÓNIMOS: 

IGUÁU: Riega, ladera y bosque. Existen los topónimos de La Riega Iguáu, La Corta Iguáu, cortado de roca que divide el bosque de Iguáu de la Riega y "El Pajar o Tejáu de Iguau, a la derecha de La Corta Iguáu.