A Yerai, Dumbi, Juanjo y Dani Rodrigo. Ellos son las montañas







En este blog podrás encontrar información acerca de uno de los sectores de Picos de Europa más desconocidos para el montañero amante de "La Peña". Toda la información que contiene el mismo es fruto de años de trabajo, investigación y caminatas por parte del autor de este blog, por lo tanto la información que se da sobre la vertiente lebaniega del Macizo Oriental es fruto de una visión muy personal, basada en las horas y horas de investigación recorriendo cada insignificante rincón que aquí describo.

Mi mayor respeto y agradecimiento a todos aquellos ganaderos, vecinos y PASTORES con los que he charlado y gracias a los que he podido conocer todos aquellos sedos y senderos por ellos recorridos en otras épocas. Ellos son los verdaderos protagonistas de los Picos de Europa. Mucho antes que mineros y montañeros ellos recorrieron La Peña.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

La Canal de La Gárgola, el Churru y la Canal de Cancillid. Un recorrido por lo encimero de Trescoba y Penduso

El barrio de Trescoba lo forman un pequeño grupo de casas que se esconden en el margen derecho de la carretera que llega hasta Cabañes. Junto a la carretera, un pequeño llano nos permite aparcar el coche (posibilidad de aparcamiento para dos coches). Allí empezamos a ascender por una pista que surge justo en el lugar en donde hemos aparcado, por encima de Trescoba. En nuestro ascenso por la pista primero cruzamos una portilla de madera y un poco más allá dejamos a nuestra izquierda un ramal del camino, que se dirige a unos prados en las proximidades de Penduso. Ascendemos acompañados de una gran cantidad de pequeñas tubos de goma negra que encauzan las aguas  recogidas bastante más arriba, en el lugar conocido como el Churru, al cual nos dirigimos.

Mientras nos aproximamos al Churru y a la entrada de la canal de La Gárgola dejamos a nuestra derecha unas peñas anaranjadas en donde se ha abierto una pequeña escuela de escalada deportiva,  entre las cuales destaca el Picu el Roblu, la peña más alta y de corte vertical. Más adelante llegamos junto a los restos de una cabaña derruida, la Cuerre Penduso. En este punto, la pista continúa  ascendiendo, pasando por debajo del Senderu el Pastral y la base del Picu y el Tombu Butrero,  dirigiéndose hacia el Collao Los Pandos, a través del cual se puede pasar al pueblo de Colio. Nosotros no continuamos por ella, sino que entramos a nuestra derecha en la canal de La Gárgola,  cuya primera parte se conoce con el nombre del Churru, por donde mana abundante agua y de donde bajan las mangueras negras que nos han ido acompañando a lo largo de nuestro camino hasta aquí.

Vista de la Canal de la Gárgola y su entorno desde las inmediaciones de Penduso. 
1. Canal de La Gárgola 2. Estrechu Gárgola 3. Cantillo Gárgola 4. Cuesta Tiñosa 5. La Escaramentá 6. Canal de Callastrosa 
7. Los Pardos de Callastrosa 8. Ciruenzo 9. Sendero el Pastral (Localización aproximada. Comunica el entorno del Tombu con el paraje del Churru)
 10. El Churru (oculto en la imagen)

 En el inicio de la canal transitamos por su margen derecho, aprovechándonos de pequeñas trochas y siguiendo las mangueras de agua que bajan directamente del Churru. En este tramo la canal es ancha y herbosa y discurre encajonada entre el paraje conocido como Escaramentá, a nuestra izquierda, y los Pardos de Callastrosa, peñas parduzcas situadas en el margen derecho de la canal. 
Con el nombre de Escaramentá se conoce en Penduso a la zona de peñas que se encuentran por encima del nacimiento de las aguas del Churru. Según me contó José Miguel Martínez Rodríguez,en este lugar de Penduso se mató un “Maquis” al despeñarse cuando intentaba pasar a Asturias huyendo de sus perseguidores. El hombre confundió la entrada del Churru con la Canal de Cancillid y se despeñó entre estas bravas peñas. 

Ascendemos dejando atrás el nacimiento del Churru y continuamos canal arriba en busca de varias agujas que pueblan su parte media y alta. Pasamos junto a una peña parda (Pardos de Callastrosa) culminada en su parte superior por una aguja puntiaguda y estilizada y seguimos ascendiendo por la cuesta herbosa en busca de dos nuevas agujas que se sitúan por encima de nosotros, en la segunda de las cuales una encina sobrevive en su cúspide. En este tramo la senda ya ha desaparecido y tenemos que progresar buscando el lugar más cómodo posible. Alcanzamos las agujas dejando ambas a nuestra derecha.
Ascensión por la Canal de La Gárgola. en el margen derecho de la canal las peñas pardas de Los Pardos de Callastrosa
y en su centro el Estrechu Gárgola, lugar en donde la canal se estrecha y aumentan las dificultades de ascensión. 
1. Canal de La Gárgola 2. Pardos de Callastrosa 3. Estrechu Gárgola


La segunda aguja es el “jito” que anuncia el comienzo de las mayores dificultades de la jornada y nos induce a aumentar nuestra concentración, pues a partir de aquí la canal se estrecha y se empina  considerablemente. Nos encontramos en el Estrechu Gárgola, a lo largo del cual los espinos y la árguma se apoderan del terreno y añaden dureza a la ascensión. Antes de alcanzar el Estrechu Gárgola dejamos a nuestra izquierda la oquedad de Cuevalosa, por encima de la cual se observa la posibilidad de abandonar La Gárgola y dirigirnos por una cuesta herbosa a enlazar con el Joyu Empedro, bajo la entrada a la Canal de Cancillid.


En el Estrechu Gárgola
A partir del Estrechu Gárgola nos enfrentamos, pues, a toda la bravura de la canal, remontando su parte más complicada en un terreno dominado por la maleza. Por encima de nosotros divisamos los contrafuertes sureños del Ciruenzo, en donde podemos observar varias oquedades en sus paredes, una de ellas de considerable tamaño. Se trata del paraje conocido como Cuevas Negras. En el angostamiento de la canal, podemos realizar el ascenso por la estrecha riega que ocupa su parte central. Inmersos en un terreno herboso y resbaladizo, tendremos que hacer uso de las manos y prestar mucha atención para progresar con seguridad en este tramo. La inclinación del terreno aumenta de forma considerable, obligándonos a progresar agarrados a los matojos de hierbas que inundan el paraje. El lugar se puede considerar peligroso y bastante expuesto. A medida que ganamos altura el embudo se va cerrando y conviene salirse a la izquierda del mismo, también por terreno dominado por la maleza, pero con menor inclinación.

Pasado el Estrechu Gárgola la canal se empina. Imagen tomada desde arriba, una vez superado el estrechu, con el
 pueblo de Penduso al fondo.


La canal, llegando a su parte superior, se vuelve a abrir, ofreciéndonos a primera vista varias posibilidades para seguir ascendiendo por la misma. En la izquierda de la canal una peña caliza blanquecina, conocida con el nombre del Cantillo Gárgola, nos va a servir de referencia para continuar progresando por la misma. Nuestra opción va a consistir en remontar la parte final de la canal transitando por la izquierda del Cantillo. 

En este sentido tomamos la opción de continuar aprovechándonos de una zona de lajas rocosas que nos permiten progresar con más facilidad de lo que lo habíamos hecho hasta ahora. Superamos la zona de lajas y nos servimos de una pequeña trocha de animales, que se aprecia con un poco de
atención por nuestra parte, para salir a un pequeño hombro herboso a nuestra izquierda, con lo que evitamos ascender por la zona más inclinada de la cuesta. Una vez en el hombro sólo tenemos que seguir subiendo aprovechando la trocha, por la cuesta conocida como Cuesta Tiñosa, pasando por un pequeño desconchado del terreno que nos servirá para orientarnos y dejando a nuestra derecha el Cantillo Gárgola.

Imagen de la parte final de la Canal de La Gárgola y su salida por la Cuesta Tiñosa. 1. Cantillo Gárgola 2. Cuesta Tiñosa 
3. Ciruenzo

Una vez por encima del Cantillo,por terreno dominado por la árgoma, lograremos salir de la canal y llegar a un muro de piedras y una alambrada, La Cavá, punto final de la Gárgola y acceso a la zona de Llosa. Desde este punto podemos contemplar diversos lugares bajo la cumbre del Ciruenzo, como la pared vertical de La Cuerre Gárgola, el Tombu Gárgola y la cuesta herbosa de La Resbalina, por donde discurre una senda que permite ascender hasta la misma cumbre del Ciruenzo. La panorámica que se observa desde lo alto del Ciruenzo hace muy recomendable su ascensión.

Salida de la Canal de La Gárgola por La Cavá. Paso a Llosa.  1. La Cavá 2. La Cuerre Gárgola 3. La Resbalina 4. Ciruenzo
Imagen tomada desde la Cuesta La Resbalina. Desde esta posición podemos observar la pista ganadera que 
comunica el Portillo Llosa con el Collao Praulavá. Nada más atravesar el mencionado collado podremos iniciar 
el descenso hasta Los Praos y Quión para tomar la Canal de Cancillid.
  1. Llosa 2. La Resbalina 3. Cuetu Praulavá 4. Los Praos 5. Cuetu Las Ceacinas 5. Los Cantillos  7. Pico del Acero 8. Collao Praulavá 9. Pico Paña


Una vez en Llosa, entramos en una zona de pasto o de puerto de montaña muy utilizada por los pastores para subir a sus ganados en época de buen tiempo. Nada más salir de la canal y atravesar el muro de piedras vemos una pista ganadera de tierra. Hacia ella nos dirigimos. La pista comunica el Portillo Llosa , doble collado entre el Cueto de las Ceacinas y el Ciruenzo, y el Collao Praulavá o Pralavá, situado a nuestra izquierda, entre el Cuetu Praulavá y el Cuetu de las Ceacinas. Cogemos
la pista y atravesamos el Collao Praulavá. Desde este lugar tenemos una vista extraordinaria del sector de cumbres que se desgaja desde el Collado de la Llaguna hasta los puertos de Quión. La imagen de la Paré Corvera, Canal del Valle, Picón, Pico del Acero y los Cantillos es inmejorable.

Vista desde el Collao Praulavá. 1. Collao Praulavá 2. Alto Las Verdinas y Paré Corvera 3 El Picón 4. Pico del Acero

Desde el Collao Praulavá la pista continúa hacia el Collao de las Ceacinas, que sigue al Cuetu del mismo nombre. Sin embargo, nosotros decidimos atajar y, desde el mismo collao, nos lanzamos
hacia abajo en dirección a un bebedero que podemos ver en un plano inferior, olvidándonos de la pista. En nuestro descenso pasamos por las cercanías de Los Pernones y el Chozu los Borizos (no
existe construcción alguna) y llegamos al  Prao la Torca,en donde podemos asomarnos a la torca que da nombre al prao, la Torca Pedrosita, que a decir de los paisanos consultados no tiene final. Por el Prao la Torca descendemos hasta Los Praos de la valleja de los Puertos de Quión. Entramos en la valleja y descendemos por ella hasta encontrar una senda que nos llevará hasta la canal de Colio
 y Pendes. Ignoramos esta opción y continuamos descendiendo por la valleja, pasando junto a un espino solitario y superviviente en donde los jabalís suelen retozar en busca de raíces. Dejamos atrás el arbolillo y nos encontramos con un vallado formado por palos que corta transversalmente la valleja. Atravesamos el vallado y continuamos por un sendero hasta el lugar en donde el mismo gira hacia la derecha, hacia un pequeño colladito, buscando la comunicación con la Canal de Cancillid.

Imagen del colladito al que hay que llegar descendiendo por Los Praos para tomar la entrada de la Canal de Cancillid
y bajar a Penduso y Trescoba. 1. Entrada a Cancillid 2. Peña Ventosa 3. Lebeña 4. Agero

Aquí hay que poner mucha atención para no desorientarse. Si nos pasamos de este punto continuaríamos descendiendo hasta meternos de lleno en el Joyu Empedro, punto final del vallejo y paso a la Canal de La Gárgola o corte vertical hacia el nacimiento del Churru, por las caídas de la Escaramentá. Una vez en el pequeño collado realizamos una travesía por encima del Joyu Empedro hasta otro collado herboso que vemos más abajo. En este punto, el sendero se conserva en muy buenas condiciones, como testigo mudo del paso de ganado durante siglos de actividad ganadera y pastoril. Llegamos al Collao Cancillid, metros aproximadamente, quedándonos sólo el descenso por la canal de Cancillid, entre las paredes rocosas de La Butrera a nuestra derecha y el Pico del Tombu Butrero a nuestra izquierda.

Sendero bien marcado de acceso a la Canal de Cancillid. Bajo el sendero se encuentra el Joyu Empedro, acceso muy directo y poco frecuentado a la Canal de la Gárgola. 1. Collao Cancillid

La Canal de Cancillid era muy utilizada en tiempos pasados por los vecinos de Penduso y Cabañes para subir sus ganados hasta los pastos de altura, pero en la actualidad su uso es menor y la senda, otrora muy marcada, se ha deteriorado considerablemente hasta casi desaparecer en su parte cimera. La primera parte del descenso la hacemos por el margen izquierdo de la canal, sobre los abismos
del Pico del Tombu Butrero, en donde podemos aprovechar un asomu para contemplar una magnifica vista de Penduso, Trescoba, Cabañes y Santa María de Lebeña, éste último ya inmerso en el Desfiladero de la Hermida.

Vistas desde el "asomu" del Collao Cancillid 1. Penduso 2. Trescoba 3. Cabañes 4. Lebeña

 Hacia la mitad de la canal pasamos al otro margen de la misma, llegando a la Cuerre Cancillid, un  tombu situado bajo la Huerta Cancillid, en las paredes de La Butrera. A partir de este tombu la senda se recupera y se vuelve más visible y marcada. Únicamente nos queda continuar nuestro descenso por ella hasta salir de la canal por su derecha, hacia la traída de aguas que abastece Penduso y Cabañes, por donde pasa el límite del parque Nacional de los Picos de Europa.

La Canal de Cancillid desde las proximidades del Collao Cancillid. 1. La Cuerre Cancillid 2. Canal de Cancillid


Canal de Cancillid desde la Cuesta Junculudre.
1. Cuesta Junculudre 2. Canal de Cancillid 3. Collao Cancillid 4. Picu del Tombu Butrero 5. La Cuerre Cancillid 6. Las Huertas de La Butrera 
7. La Butrera.




Imagen del sector entre la Canal de La Gárgola y la Canal de Cancillid, oculta tras el Picu del Tombu Butrero
  1. Canal de La Gárgola 2. Picu del Tombu Butrero A. Entrada oculta a la Canal de Cancillid

La traída de aguas se encuentra en el pareja de la Cuesta Junculudre, denominada así por la presencia en su parte superior de la fuente Junculudre, bajo la pista que comunica el Collao los Pandos con las canales de Colio y Pendes. La traída se sitúa en un plano inferior a la fuente y hasta ella llega una pista. Aprovechamos la pista para iniciar nuestro camino de vuelta hasta Trescoba, pasando junto
a los prados encimeros de Penduso. En un momento dado, en las proximidades de un bebedero y una arqueta de aguas, la pista se bifurca en dos. Por ambos ramales podremos llegar a Trescoba.
Si tomamos la desviación a nuestra derecha, lo haremos pasando primero por Penduso. Si la opción elegida es la de continuar de frente, progresaremos bajo el Picu del Tombu Butrero hasta alcanzar
la entrada a la Gárgola, llegando a Trescoba directamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada