En este blog podrás encontrar información acerca de uno de los sectores de Picos de Europa más desconocidos para el montañero amante de "La Peña". Toda la información que contiene el mismo es fruto de años de trabajo, investigación y caminatas por parte del autor de este blog, por lo tanto la información que se da sobre la vertiente lebaniega del Macizo Oriental es fruto de una visión muy personal, basada en las horas y horas de investigación recorriendo cada insignificante rincón que aquí describo.

Los senderos, sedos y pasos que se describen en este blog pueden sufrir modificaciones con el paso del tiempo, llegando en algún caso a poder desaparecer por la falta de uso y la ausencia de ganado menor en la zona. Cualquiera que quiera recorrer los parajes aquí descritos debe tener en cuenta esta cuestión a la hora de aventurarse por los mismos. El propio autor de este blog se ha encontrado en alguna ocasión con alguna desagradable sorpresa al respecto.

Mi mayor respeto y agradecimiento a todos aquellos ganaderos, vecinos y PASTORES con los que he charlado y gracias a los que he podido conocer todos aquellos sedos y senderos por ellos recorridos en otras épocas. Ellos son los verdaderos protagonistas de los Picos de Europa. Mucho antes que marqueses, condes, aristócratas, mineros y montañeros, ellos recorrieron La Peña.

A Jose Manuel (Dumbi), J.Blas, Yerai, Juanjo y Dani Rodrigo. Ellos son las montañas.

A mi madre Teresita y mis abuelos Victoriano y Etelvina, lebaniegos del Valle de Bedoya, de nacimiento y de corazón. Gracias por llevarme a Liébana de muy pequeñito.

viernes, 10 de julio de 2020

Cueva Grande, Cueva La Cuajá, Cueva Oscura y Las Cuevas del Ríu. Cuevas de pastores sobre el barranco de la Riega de Sobra.

Los sedos y senderos utilizados por los pastores de los Picos de Europa para comunicar distintos entornos de influencia pastoril nunca dejarán de sorprendernos por los parajes por donde algunos de ellos transitaban. Cualquier pequeño rincón de la peña fue utilizado por los mismos, hasta el más insignificante. Somos los montañeros deudores de aquellos primeros pastores que en busca de alguna cabra descubrieron pasos inverosímiles para comunicar distintas zonas, cuevas y lugares de pasto.

La Cueva Grande es uno de esos lugares utilizados de resguardo para pastores y cabras y es nuestro objetivo dar a conocer un rincón salvaje como pocos,  hasta ahora muy poco andado salvo por los oriundos tresvisanos y bejesanos que pastorearon cada resquicio de esa peña tan verde que rodea ambos pueblos.

Cueva Grande, Cueva Chica, las Covajucas Hedrás, la Cueva la Cuajá, Cueva Oscura, Las Cuevas del Ríu, son solo las cuevas más representativas localizadas en las dos vertientes que "crecen" desde el barranco angosto formado por la Riega del Sobra, que desciende entre abismos hasta unirse más abajo con el Ríu Urdón. 
La Cueva Grande y el recorrido a realizar por la Franjosera visto desde el Senderu Las Cañás. Las dos elipses marcan las sendas hayas que nos van a orientar para guiarnos cuando estemos acercándonos a Cueva Grande 1. Cueva Grande 2. Cueva Chica 3. Las Covajucas Hedrás 4. Las Canalizas 5. La Franjosera 6. la Tejosa

Recorrido anterior a La Franjosera visto desde el Senderu Las Cañás. La elipse marca el pedrero que nos va a servir de referencia para ubicar el lugar por donde debemos de atravesar la Riega de Sobra una vez bajemos al río desde las cabañas de  Espinas. 1. Valdediezma 2. Canal Plegonía (oculta) 3. Los Jorcaos. 4. La Guareña


Para visitar todos estos resguardos y apriscos de pastores tendremos que partir de las cabañas tresvisanas de Espinas. Para alcanzar las cabañas de Espinas lo podemos hacer poco después de pasar el Valle del Sobra y su portilla si vamos por la carretera hacía Tresviso. También a Espinas se puede llegar desde el mismo pueblo, por una pista ganadera que pasa junto a las cabañas de La Cruz y entra en los pastizales de Jazas. Espinas es un grupo de cabañas fáciles de ubicar por el hecho de que se encuentran justo en el corte rocoso que se precipita sobre la Riega del Sobra, una de ellas sobre el mismo abismo.
Cabañas de Espinas (elipse grande) colgadas en el precipicio sobre la Riega de Sobra. la Elipse pequeña marca la ubicación de la Cueva Grande.


 Entre estas cabañas existe un sendero que permite  un descenso sorprendente por la peña en dirección al fondo del barranco, cauce que hay que atravesar para ascender por la otra vertiente hasta La Cueva Grande, objetivo final de nuestra actividad. Por el camino nos toparemos con otro buen puñado de cuevas de pastores más accesibles pero de igual interés.  El sendero enconchado es conocido como La Concha la Cuajá y da comienzo junto a un cerrao bajo la cabaña más grande de las de Espinas.
Andoni y Simón en Espinas, visionando el recorrido a realizar para bajar hasta el barranco del río.

Simón indicándonos el trazado de bajada por la Concha la Cuajá

Ubicación de la portilla de entrada a La Concha La Cuajá bajo la cabaña grande de Espinas.


Desde la cabaña de Espinas colgada sobre el abismo un "armao" nos dirige hacía una portilla del cerrao que nos va a permitir pasar al otro lado e iniciar el descenso por la Concha La Cuajá. Un sorprendente sendero baja en sucesivas revueltas hasta la primera de las cuevas por las que vamos a pasar, la Cueva La Cuajá.

Recorrido de bajada por La Concha La Cuajá dirección a la Cueva La Cuajá (1) y continuación hacía el barranco del río. De fondo el pedrero que tenemos que tomar como referencia para localizar el paso para vadear el río, a la derecha del pedrero.

La portilla de entrada a la Concha La Cuajá



Llegando a La Cueva La Cuajá (1)

1. Cueva La Cuajá.


Cueva La Cuajá


Cruces dentro de círculos en la Cueva La Cuajá

Iniciales D.¿e? en el interior de la Cueva La Cuajá.

Alcanzada la Cueva La Cuajá el sendero continua en descenso pasando por algún tramo armao, para unirse más abajo con otro sendero que corta el nuestro por encima de la Cueva Oscura, cueva que no vemos hasta que nos topamos con ella. El sendero con el que nos encontramos es el Sendero de las Cañás, que recorre en travesía la peña por la que estamos descendiendo, paso que servía para comunicar Cañimuelle y Robréu con el Valle del Sobra. (http://pucaviaia.blogspot.com/2020/07/canimuelle-el-maderucu-la-molleda-el.html). 




Mirada atrás para ver el trazado del recorrido realizado desde Espinas. 1. Cueva La Cuajá




Alcanzando la Cueva Oscura (1) en nuestro descenso hacía el Tombu El Vadu, paso para franquear el río. De frente y en la otra vertiente seguimos observando el pedrero que tenemos que tomar de referncia al otro lado del barranco y el trayecto a seguir por encima del mismo una vez que estemos en la otra vertiente.


Cueva Oscura




Dejamos atrás la Cueva Oscura, otra de esas oquedades con tanta historia detrás, y seguimos descendiendo cruzando una breve llastra con algunas armaduras para facilitar el paso del ganado. Alcanzamos una zona terrosa en donde el sendero se marca un poco más e iniciamos una travesía a nuestra derecha en busca de las Cuevas del Ríu, colgadas sobre el barranco y próximas ya al sedo del Tombu El Vadu, sendero con alta exposición por el que vamos a alcanzar el cauce de la Riega del Sobra por un encajonamiento espectacular. De frente ya podemos vislumbrar parte del recorrido por el que tendremos que andar una vez vadeado el río y alcanzada la otra vertiente. Unos palos con cuerdas a modo de cierre destacan al otro lado. Estamos ante otro de esos sedos aéreos e imposibles, salvo para aquellos que se jugaban la vida en la peña detrás de sus cabras: el Senderu La Guareña.






1. El Senderu la Guareña y el pedrero de referencia en la vertiente contraria


1. El inverosímil Senderu La Guareña

Acercándonos a Las Cuevas del Ríu dando vista al espectacular recorrido del Sedo del Tombu El Vadu. Al fondo se observa el filo rocoso en el que parece que el sendero termina y no tiene continuación y el lugar de salida del barranco por la otra vertiente dirección al pedrero.

Alcanzando las Cuevas del Ríu antes de iniciar el tramo más expuesto y peligroso del recorrido.


las Cuevas del Ríu



El Senderu La Guareña visto desde Las Cuevas del Ríu. Paso extremadamente peligroso utilizado por contadísimos pastores para entrar al paraje de La Guareña, huertas colgadas sobre el barranco.

Detalle del cierre del Senderu la Guareña



Continuamos camino por debajo de Las Cuevas del Ríu atravesando La Canal del Ríu, una valleja que baja de arriba. La traza del sendero continua en dirección a un canto rocoso en el que parece imposible la continuación. Se debe prestar especial atención a este tramo conocido como el paso del Tombu El Vadu. El sendero discurre pegado a la peña con una importante exposición y no permite un error o descuido. Cuando alcanzamos el filo del canto rocoso y parece que no va a haber continuación el sendero dobla el canto en un paso inverosímil y sorprendente por encima de Los Calderones del Tombu El Vadu, una cascada en el barranco espectacular. Hemos alcanzado el cauce de la riega por el único lugar posible para pasar a la otra vertiente.

Tramo de acceso al Tombu El Vadu y salida del barranco por la otra vertiente.




Paso en donde se da vuelta al canto rocoso para bajar al río.


Llegando a la Riega de Sobra. Vista al otro lado de la vira o cornisa por donde se asciende por la otra vertiente.


Una vez alcanzado el cauce de la riega tenemos que vadear la misma y ascender por la otra vertiente. El sendero continua algo marcado y asciende ahora por una aérea "cornisa" sobre el río. El tramo por el que vamos a subir requiere también de la máxima atención y no es recomendable en mojado. Una vira asciende en dirección a una matuca de avellanos y la supera a salir a un hombro herboso. El paso de nuevo es muy expuesto, sobremanera el paso a la altura de los avellanos y la salida del mismo.

Vira o cornisa en la otra vertiente del río por la que ascendemos en dirección al pedrero que llevamos viendo durante todo el descenso desde Espinas hasta el río.



Vira vista desde arriba una vez superada

Salida de la vira por encima de la mata de los avellanos


Superada la ascensión por la vira y alcanzado el hombro tenemos una magnífica vista del tramo inferior bajo el Tombu El Vadu por el que hemos llegado hasta el río, así como una visión general del recorrido que hemos realizado desde las cabañas de Espinas hasta el río. Nos disponemos ahora a recorrer las laderas herbosas que se descuelgan desde lo alto del bosque de La Tejosa pasando en primer lugar sobre el pedrero que hemos visto desde la otra vertiente a lo largo de todo el descenso y que nos ha servido de referencia para ubicar desde arriba el lugar en donde se encontraba la posibilidad de vadear el río.

Recorrido bajo El Tombu El Vadu visto desde la otra vertiente.


Aproximación al Tombu El Vadu (3) desde Las Cuevas del Ríu (2) atravesando la Canal del Ríu (1)

Pasando por encima del pedrero dirección a Cueva Grande


Superado el pedrero nos encaramamos a un nuevo hombro desde donde contemplamos el resto del terreno que nos queda para alcanzar Cueva Grande, un terreno tomado por los helechos y árgumas y en donde el sendero se pierde, teniendo en ocasiones que orientarnos por la intuición, utilizando como claras referencias dos vistosos ejemplares de hayas que vemos en la lejanía. Mientras ascendemos por las laderas herbosas podemos contemplar al otro lado gran parte del recorrido realizado en nuestro descenso anterior, así como el trazado del Senderu las Cañás, que cruzamos con anterioridad en nuestra bajada hasta el río.

Itinerario realizado desde Espinas hasta las Cuevas del Ríu visto desde las laderas herbosas camino de Cueva Grande. 1. Cueva La Cuajá 2. Cueva Oscura 3. Las Cuevas del Ríu.

Tramo continuación desde las Cuevas del Ríu al sedo del Tombu El Vadu (1) y el barranco de la Riega de Sobra, lugar de vadeo del río.

Recorrido de bajada realizado desde espinas hasta las Cuevas del Ríu y trazado del Senderu las Cañás (flechas moradas). 1. Espinas 2. Cueva Oscura 3. las Cuevas del Ríu 4. la Medoria 5. Cantu Jazas

Tramo del Senderu Las Cañás por encima de la Canal del Ríu (1) 

Recorrido por La Franjosera  (1) camino a Cueva Grande. Las elipses marcan las sendas hayas que tomamos como referencia para acercarnos hasta Cueva Grande.

Dejado atrás el pedrero y superado un nuevo hombro herboso tenemos que realizar un breve descenso hasta pasar bajo un nuevo canto rocoso. Nos topamos con un cerrao con varrillas de hierro y cable. Junto al cerrao, en donde finaliza la roca del canto, se encuentran recogidos varios rollos de tela metálica que se utilizan aún por un pastor que mete sus cabras en esta zona. Si alguien recorre estos terrenos y el cerrao esta puesto ni que decir tiene que debe respetarlo siempre.
Pasamos el cerrao y atravesamos ahora una zona de helechos hasta alcanzar el primer haya, desde donde nos dirigiremos hacía el segundo, localizado en un nuevo hombro por el que se sube hasta Cueva Grande, pasando primeramente bajo Cueva Chica y Las Covajucas Hedrás, covajos de difícil acceso pero a los que algunos pastores tresvisanos como Cipriano entraron en alguna ocasión, incluso con el terreno nevado.

Alcanzada la Cueva Grande solo nos queda disfrutar de una impresionante cueva de importantes dimensiones, en cuyo interior existe otra cueva más pequeñas con muro y distintos compartimentos. Una vez visitada la cueva volveremos a desandar el camino de vuelta a las cabañas de Espinas y Tresviso.
Canto rocoso bajo el que se sita el cerráu para las cabras habilitado para impedir la salida de las mismas una vez en La Franjosera.


Acercándonos a las hayas de referencia bajo Cueva Grande.


1. Cueva Chica 2. las Covajucas Hedrás

Cueva Grande


Las revueltas del sendero  por Trescañimuelle, por donde se sube y baja de Tresviso al nacimiento del Ríu Urdón. Imagen tomada desde la entrada de Cueva Grande








No hay comentarios:

Publicar un comentario